REDUCTORES DE CAUDAL

COMPROMETIDOS CON EL MEDIO AMBIENTE.


Los dispositivos, que se colocan en cocinas y baños, son de fácil instalación. Los reductores de caudal se acoplan a las griferías domésticas y reducen el flujo sin bajar la presión. Se presentan en diferentes modalidades; los reductores de caudal fijo, por ejemplo, mediante una junta de goma disminuyen la sección y aumentan la presión. Otros mezclan el agua con aire reduciendo su flujo: la boquilla con el difusor consigue un aumento de la velocidad de circulación de agua y una depresión que facilita la entrada de aire por aspiración. También los hay más sofisticados, con una válvula de retención en su interior que salta cuando el caudal de agua es superior a un valor determinado de un litro por minuto. Lo más recomendable es colocar un pack economizador para todos los grifos y salidas de agua de los baños y la cocina de la casa, que puede costar entre 10 y 20 euros, en función del modelo. Para un hogar medio, bastaría con un kit de ahorro que incluyese tres difusores M24, un difusor H22 y llave.